Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enviar por email
Escapada sabrosa

Galway, la ciudad de la euforia celta al oeste de Irlanda

Autor: Saúl Cepeda. Imágenes: Arcadio Shelk
Viernes, 12 de octubre de 2018
Noticia clasificada en: Escapadas gastronómicas

Ciudad marinera, festiva y bohemia; hospitalarias sus calles, vibrantes sus pubs... Viajamos al poniente irlandés, una urbe con innegables ecos españoles, para pulsar su entusiasmo y su regocijo estudiantil.

Un nuevo novísimo esplendor celta se vive en el oeste de Irlanda. El gaélico irlandés se habla sin rubor a la par que el inglés y se añora la bucólica identidad ancestral de la isla esmeralda. No es, ni mucho menos, un nacionalismo al uso, sino una sana retrospectiva cultural que no excluye a nada ni a nadie, de la que mucho se puede aprender en los tiempos que corren. Galway, una ciudad cosmopolita enclavada en un condado gaeltacht [Img #14867]mayoritariamente gaelicoparlante–, carga desde hace décadas con el ambiguo sambenito de ser centro neurálgico de la fiesta juvenil del país. Sin embargo, un simple vistazo atento nos muestra una gran profundidad cultural y gastronómica. Sucede, como en la mayor parte de las urbes universitarias, que ciertos periodos vacacionales concentran grandes explosiones de regocijo desatado y ruidoso. Ayuda a confirmar esta vocación lúdica el hecho de que en los locales y las aceras de Quay Street se conciten tantas actuaciones de música en directo en una sola semana como en algunas capitales europeas en un año.

 

Basta un rayo de sol para que las casas se vuelvan reversibles y la vida se haga en la calle. El Spanish Parade y el antiguo muelle son el recuerdo constante del poderoso vínculo histórico entre este puerto de mar y España –a causa del vino, cómo no–, pues no poco carácter prestó nuestro país a esta localidad, que luce con orgullo una expansiva meridionalidad conductual. Monumentos no faltan –La torre de los O'Flahertys, la catedral de Nuestra Señora de la Asunción, el castillo de los Lynch…–, pero Galway está a años luz de ser piedra inerte: por el contrario, es la quintaesencia de ese aforismo que dice que las personas hacen los lugares. En la media milla que separa el Long Walk, un paseo marítimo de pintorescas casas, hasta el parque de la plaza Eyre (Quay Street, High Street y Shop Street mediante) nos habremos detenido tantas veces como para pensar que el trayecto es diez veces mayor.

 

[Img #14869]La comida y la bebida son una constante en el ritmo vital de una ciudad en la que en todo momento se está produciendo un episodio gastronómico. Así, en una milla cuadrada, podemos desayunar en Griffins Bakery, premiado obrador artesano, y comprobar de primera mano por qué su pan marca de la casa se llama Anaconda; comprar y degustar productos irlandeses –desde galletas y quesos hasta whiskeys– en la delicatesen McCambridges’s; hacer un segundo desayuno callejero en el puesto de BoyChick Doughnuts; tomar un aperitivo con ostras en McDonagh’s; visitar el histórico y centenario pub Tigh Neachtain–y el Kasbah Wine Bar de su planta superior– o hacer un almuerzo japoirlandés take away en Wa Café –o en The Bean Tree, si nos motiva la opción vegana–; comprar chocolates en la sucursal local de la reputada empresa Hazel Mountain; tomar y comprar té en el coqueto y alambicado salón Cupan Tae y, finalmente, cenar en el singular edificio del Pálás Cinema, antes de aventurarnos a visionar una película en gaélico, simplemente por la curiosidad eufónica.

 

Al caer la noche, por supuesto, nos esperan los pubs y una oferta de cocinas, tanto exóticas como locales, con horarios dilatados que transgreden los códigos anglosajones más arraigados, pues, al fin y al cabo, estamos en Irlanda y, dentro de la isla, en el condado de Galway, donde un español no puede sentirse más en casa.


 


 

 

 

Agenda

 

Para comer bien

 

[Img #14877]Aniar

53 Lower Dominick Street

 

Una de las dos estrellas Michelin de Galway. Cocina fronteriza para paladares instalados en el filo del sabor. Gran propuesta fundada en los proveedores locales del chef JP McMahon y de su pareja Drigín Gaffey. Gestión sublime de las grasas y de los fondos para definir platos memorables concebidos con ingredientes intensos que no conceden tregua a las papilas gustativas. McMahon promueve la cocina española en Irlanda y apuesta con interés por los vinos de Rías Baixas y del Marco de Jerez. Es titular, además, del restaurante español Cava Bodega, también en la ciudad: 120 € el menú largo.

 

 

[Img #14872]Loam

Geata Na Cathrach, Fairgreen Rd.

 

La otra estrella de la guía roja en Galway. La cocina, dirigida por el chef Enda McEvoy, tiene una honesta vocación ecológica, si bien traslada sus códigos a presentaciones cómodas para cualquier comensal del planeta: 160€ su menú largo.

 

 

The King’s Head Bistro

15 High St.

 

Aledaño al histórico pub del mismo nombre (una institución en la ciudad que celebra actuaciones musicales en directo cada día del año), este restaurante ofrece una experiencia inmersiva en lo que se espera en una animada casa de comidas del oeste de Irlanda. Cocina sin misterio con productos locales: mariscos, carne de res… P.M.: 40 €.

 

 

[Img #14878]Kai

22 Sea Rd.

 

Café-restaurante de aspecto alternativo, dirigido por sus propietarios, David y Jessica Murphy. Solvente experiencia culinaria cuya base está en los productos ecológicos de los proveedores del condado. La oferta está constituida por una serie de platos únicos del día que cambian en cada servicio. P.M.: 15€.

 

 

Dónde dormir

 

The House Hotel

Spanish Parade

 

Agradable y céntrico hospedaje, a tiro de piedra de las calles principales y del Spanish Parade. Habitaciones acogedoras y funcionales. 150 € en habitación doble.

 

 

[Img #14873]Cerveza y poitín

 

Las pintas de cerveza vienen de serie en Galway, claro está; e, incluso con la globalización, una Guinness en este país –ya sea por motivos psicosomáticos o por la gracia de los leprechauns– siempre sabe distinto. Ahora bien, ni siquiera la Irlanda más arraigada escapa a la fiebre europea de las birras artesanas –Galway Bay es su top of mind–, que pueden tomarse en lugares como Oslo o The Salthaus. Capítulo aparte merece el poitín, interesante espirituoso de cebada malteada cuya historia de ilegalidad y contrabando, que se remonta al siglo XVI, no tiene nada que envidiarle a la de otros alcoholes proscritos como la absenta. La destilería Micil es una referencia en su producción y en el cambio de identidad de esta bebida. Es posible visitar sus instalaciones, en las que también elaboran una ginebra “irlandesa” con mucha personalidad.

 

 

[Img #14870]Carta de guía

 

En los últimos tiempos, la pasión por la gastronomía ha consolidado recorridos organizados alrededor de los sabores locales más singulares de la zona, con la ventaja de tratarse de experiencias flexibles y personalizadas. Galway Food Tours propone una inmersión por los pubs históricos de la ciudad, los restaurantes más característicos y las tiendas locales con más arraigo. Asimismo, la vecina región de Connemara se puede descubrir a través de sus pubs –dígame qué bebe y le diré quién es– con Connemara Pub Tours o de sus granjas y productores locales Wild Atlantic Food Tours. Al margen de las visitas programadas, profesionales guías con nombre y apellido como Padraic O’Raighne o Gosia Letowska ofrecen pistas alternativas, fuera de ruta, para poder aprovechar al máximo nuestro viaje.

 

 

[Img #14874]Cómo llegar

 

Sin abordar extrañas rutas alternativas, lo normal es aterrizar en Dublín y, desde allí, alquilar un coche o tomar un autobús de las numerosas líneas regulares que conectan la capital de Irlanda con Galway, que dista 200 kilómetros de ésta.

 

 

Información turística: Turismo de Irlanda

 

 

 

 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Compartir en:
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sobremesa: revista de gastronomía y vinos
Revista Sobremesa • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress